Los videojuegos: una diversión con supervisión.

Los videojuegos se han vuelto la primera opción de diversión de los niños y adolescentes, y es que la mayoría ofrece contenidos enriquecedores para aprender desde los colores hasta otros idiomas, muestran  figuras en movimiento que captan la atención de todos, muchos son referidos a los dibujos animados favoritos de los pequeños y no tan pequeños de la casa, a los deportes, pero algunos tienen un contenidos que incitan a la violencia a malos hábitos, pero esto no quiere decir que si tu hijo o todos niños y adolescentes los juegan adoptará esa conducta, o que todos los niños usen videojuegos vayan a caer en una adicción o que les vaya a interferir en sus relaciones familiares o en sus tareas escolares, pues todo está en ti, supervisa, presta más atención.

Recomendaciones para los padres a la hora de su hijo jugar con los videojuegos:

Es importante que se establezca un tiempo de juego y este no debe superar una hora.

Se debe revisar el contenido del juego, para verificar si se encuentra acorde a la edad del jugador, que no represente un mensaje negativo, violento o banal.

El juego debe ir seguido como incentivo o estímulo a las responsabilidades escolares, al buen comportamiento y a la colaboración en casa.

En los adolescentes es de mayor cuidado el uso los videojuegos, ya que por los cambios propios de la edad, tienden a tener adicciones a este tipo de juegos y se convierte en ocio electrónico.

Los videojuegos en línea son la diversión favorita de muchos pues tiene un contrincante real al otro lado del ordenador y hasta del mundo y nadie ha dicho que sea malo, se considera maravilloso pero, muchos jugadores no son lo suficientemente responsables y se valen de estos espacios para incentivar a los niños y adolescentes a lo negativo.

Así, que tú eres el supervisor de tus hijos y tienes la responsabilidad de alejar a tu hijo de la dependencia o peligros del ocio electrónico e indicarles lo benéfico que puede ser un videojuego.